¡EMPIEZAN LAS CLASES!

Es importante cuidar la salud de los chicos a lo largo de su etapa escolar, ya que son muy susceptibles a las enfermedades;
Muchas veces no suelen lavarse las manos con frecuencia, comparten utensilios y objetos personales, y se llevan todo a la boca.
Al ingresar a la escuela, entran en contacto con muchos otros chicos y adultos, y por lo tanto están más expuestos a diferentes enfermedades para lo que las vacunas son la mejor medida de prevención.
Por eso es muy importante que los chicos cuenten con todas las vacunas completas de acuerdo al Calendario Nacional de Vacunación.

¿Cuáles son las vacunas que no deberían faltar?

En edad escolar:

Si tiene entre 5 y 6 años (ingreso escolar) debe recibir las siguientes vacunas:
• Vacuna contra la polio: para prevenir la poliomielitis.
• Triple viral: para prevenir el sarampión, la rubéola y las paperas.
• Triple bacteriana: para prevenir la difteria, el tétanos y la tos convulsa.

A los 11 años debe aplicarse:
• Triple bacteriana acelular: para prevenir la difteria, el tétanos y la tos convulsa.
• Vacuna contra el meningococo: para prevenir la meningitis y la sepsis. Es una dosis única desde enero de 2017.
• Vacuna contra el VPH: para prevenir el cáncer de cuello de útero y otras enfermedades relacionadas al VPH. El esquema es de dos dosis separadas al menos por 6 meses para niñas y niños (a partir de enero de 2017).
• Vacuna contra la hepatitis B: para prevenir la hepatitis B. Deben completar o iniciar el esquema.
• Triple viral: para prevenir el sarampión, la rubéola y las paperas. Deben completar o iniciar el esquema.
Los preadolescentes son una población vulnerable a enfermedades prevenibles e incluso pueden ser reservorios para la transmisión de enfermedades a niños pequeños. Esto genera la necesidad de reforzar, iniciar o completar esquemas de vacunación.

Recorda que las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación se aplican de forma GRATUITA en CENTROS DE SALUD y HOSPITALES PÚBLICOS de todo el país.

Además de las vacunas, hay otros factores que contribuyen a la Salud de los chicos y que deberíamos tener en cuenta:

Realizar un control médico
Es muy importante que lleves a tu hijo en edad escolar, a un control de salud, al menos una vez por año, aunque no esté enfermo.
Es aconsejable visitar al pediatra al menos una vez al año, aún cuando no se manifiesten problemáticas puntuales, para asegurarnos de que se están desarrollando correctamente.
El control debe incluir una visita al oftalmólogo y otra al odontólogo. El control oftalmológico anual permitirá detectar posibles problemas visuales, que de no ser diagnosticados tempranamente pueden afectar su desempeño escolar y social. Y en cuanto al control odontológico, se recomienda llevar a los chicos al dentista al menos una vez al año, y promover en ellos el hábito del lavado de dientes diario para evitar caries y otras enfermedades.

Lavado de manos
Enseñale a tu hijo a lavarse las manos para evitar enfermedades, logrando que forme parte de su rutina:
La forma adecuada es cubriendo y frotando con jabón las palmas, dorso, muñecas, entre los dedos y debajo de las uñas, durante por lo menos 20 segundos.

Actividad física y una nutrición variada (y en cantidades adecuadas a la edad), con frutas y verduras incluidas, favorece el crecimiento y el rendimiento escolar.
Asimismo, los chicos necesitan movimiento y actividades para recrearse y desarrollar su cuerpo de forma saludable.
La actividad física diaria es fundamental para que tu hijo crezca más fuerte y con menos riesgos para su salud ya que al mantenerse activo logra:
• Músculos y huesos más fuertes.
• Menor probabilidad de sobrepeso y diabetes.
• Presión arterial y niveles de colesterol más bajos.

Evitar las cargas pesadas
Asegurarse de que los chicos solo lleven lo necesario en su mochila. Que se la cuelguen con ambas correas y que jamás supere el 15% de su peso.Los chicos no deben llevar cargas pesadas sobre la espalda a ninguna edad.

EL Descanso
Es importante que se acueste temprano y duerma entre 8 y 10 horas diarias. El descanso es fundamental para su salud.
Un buen descanso ayuda mucho a que tu hijo esté más atento y aprenda mejor.