¿Cómo evitar el "Efecto Silla"?

Pasar mucho tiempo sentado en el trabajo puede implicar diferentes riesgos para nuestra salud como: la obesidad, el dolor de espalda, o el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, que con el tiempo generan un desgaste en nuestra salud, provocando a largo plazo una menor esperanza de vida.

El sedentarimo o “efecto silla” también se manifiesta en la falta de energía, los estados de ánimo, y los antojos de determinados alimentos, generando así sobrepeso e incrementando la incidencia de enfermedades y dolencias cardíacas.

Actualmente más del 60% de la población permanece sentada más de tres horas al día, aunque el tiempo medio en el caso de los adultos alcanza casi las cinco horas.

¿Cómo podemos contrarrestar el sedentarismo en nuestro trabajo?

En primera instancia interrumpiendo el tiempo de trabajo sentado:
Pararse, caminar.. Es decir, Interrumpir la jornada laboral cinco minutos cada hora para hacer algo de ejercicio físico.
En el trabajo es recomendable hacer series de cinco minutos de ejercicio físico y/o de estiramiento, aumentando así la energía, disminuyendo los niveles de fatiga y un mejoramiento, y se reducían los antojos de comida al finalizar la jornada. También mejora el estado de ánimo.

Por otro lado, también te recomendamos:

Usa las escaleras
Siempre que tu condición física te lo permita, procura subir por las escaleras en vez de tomar el ascensor,

Utiliza un reposapiés
El mantener los pies en alto previene los dolores de espalda y las malas posturas.

Descarga la tensión de tus hombros
Eleva los brazos por encima de tu cabeza y entrelaza los dedos para descargar la tensión de los hombros. Es conveniente también realizar ejercicios para estirar el cuello todos los días cuando llegues a casa.

Adopta una postura adecuada
Especialmente mientras trabajas sentado. Es importante también tener la silla adecuada y utilizar la altura que se ajuste a tu estatura y puesto de trabajo.

Alivia el dolor lumbar
Sitúa las palmas de tus manos con los dedos hacia abajo en la zona baja de la espalda, a la altura de las caderas, y presiona ligeramente con las manos hacia delante.