¿Cómo prevenir el cáncer de colon?

La Sociedad Americana del Cáncer ha actualizado en el año 2018 las indicaciones para realizar screening para cáncer de colon.

Llamamos screening a la aplicación de un test a individuos SIN SÍNTOMAS Y APARENTEMENTE SANOS para detectar lesiones precancerosas o cancerosas en una fase temprana, con la finalidad de disminuir la mortalidad.

En Argentina el cáncer de colon es el tercero en frecuencia siguiendo al cáncer de mama y próstata y SEGUNDO EN MORTALIDAD siguiendo al cáncer de pulmón. La mayoría de los casos tienen una lesión precursora llamada pólipo (como una verruga) de lento crecimiento, calculándose que el tiempo de evolución de un pólipo a cáncer de colon es de aproximadamente 10 años, por lo que hay muchas posibilidades de intentar un diagnóstico de esta afección antes de que se encuentre en una etapa avanzada y con menos posibilidades de tratamiento.

Las nuevas recomendaciones son:
▪ Comenzar los controles a los 45 años, tanto para hombres como mujeres. Anteriormente se recomendaba comenzar las evaluaciones a los 50 años pero el aumento de la aparición de cáncer de colon en gente más joven, ha obligado a replantear la edad de comienzo de las mismas.
▪ Continuar los controles hasta por lo menos los 75 años.
▪ Utilizar para la realización de los controles el test de sangre oculta en materia fecal (SOMF) o técnicas de visualización directa como las endoscopías, de estas la más recomendada en la videocolonoscopía (VCC).

La SOMF es un test que consiste en la búsqueda de sangre OCULTA, por lo tanto NO VISUALIZABLE A SIMPLE VISTA , en muestras de materia fecal. Normalmente se estudian tres muestras, cada una correspondiente a evacuaciones distintas.
Las nuevas técnicas para realizar este estudio no hacen necesario realizar ningún tipo de dieta específica antes de las recolecciones. El control se repite ANUALMENTE y debe ser seguido de una colonoscopía si alguna de la muestras (no necesariamente las tres) da positiva.

La VCC consiste en la visualización directa del colon a través de un instrumento llamado colonoscopio que permite obtener imágenes amplificables por un sistema de video. Requiere de sedación. Se trata de un procedimiento diagnóstico-terapéutico ya que no sólo permite diagnosticar lesiones sospechosas sino también en la mayoría de los casos, extirpar las mismas. Si el resultado de la prueba resulta normal el intervalo de reiteración de la misma es de 10 años.

Mucho más importante que cómo hacer el control, ES HACERLO. Por otra parte estas sugerencias son aplicables para la mayoría de la población, sin embargo puede haber antecedentes familiares o personales que generen la necesidad de un control más intensivo y precoz, por lo que siempre es bueno conversar el tema con tu médico de cabecera.