¿Dolor crónico de espalda?

La lumbalgia es el dolor que se produce en la parte inferior de la espalda a causa de distintos factores como pueden ser posturas incorrectas o fracturas musculares a causa del sobreesfuerzo. Son muchas las personas que en algún momento de su vida padecen dolor en la zona dorsal —o lumbago como coloquialmente se conoce— y en algunos casos incluso imposibilita el desarrollo normal de las actividades cotidianas.

El estrés laboral es el factor más común que pone a las personas en riesgo de sufrir dolores lumbares; ya sea por la sobrecarga en horas de trabajo, el hecho de permanecer mucho tiempo de pie o sentado, las malas posturas o la carga de objetos muy pesados sin los elementos adecuados que puedan evitarla.
El caso de los docentes, no es la excepción.
Tanto las actitudes postulares o la mala posición, como también la exposición permanente y diaria que desembocan en estados de ansiedad y estrés, conllevan a la contracción permanente de la musculatura, cuya consecuencia es la degeneración y deformación progresiva de las zonas cervical y lumbar.

¿Cómo podemos prevenirla?

Cuidando los hábitos posturales en todo momento y adoptando una serie de medidas que permitan que el peso del cuerpo se distribuya por igual sobre las dos piernas: evitaremos que las articulaciones y los músculos que soportan el peso se resientan con facilidad.

Al sentarnos es preferible acomodarse en asientos con respaldo alto y mantener las rodillas un poco más elevadas que la cadera apoyando los pies sobre un banco bajo. Procura tambien tener la columna completamente apoyada en el respaldo de la silla y evita cruzar las piernas.

En el caso de que tengas que estar de pie durante largos periodos de tiempo, es fundamental mantener la espalda recta, los hombros derechos, el pecho hacia el exterior, la cabeza erguida y apoyar todo el peso corporal sobre ambos pies por igual y con la pelvis hacia dentro. De esta forma tu postura corporal será la adecuada y te ayudará a prevenir tanto el lumbago como otras lesiones articulares.

La posición en la que duermes también tiene un papel primordial: Se recomienda dormir en posición fetal, evitando sobre todo dormir boca abajo ya que esta posición aumenta la columna lumbar ocasionando a largo plazo una sobrecarga de la articulación y la aparición de dolores en la zona.

Además de hacer estas mejoras en tus hábitos posturales, no olvides que ejercitar la musculatura de la espalda mediante la práctica regular de ejercicio físico es también muy importante para prevenir el lumbago y futuras dolencias. Asimismo evitar el sobrepeso, llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable contribuye en la prevención de afecciones como la lumbalgia.

En el caso de que sufras dolores persistentes en la zona lumbar deberás acudir a tu médico para recibir el tratamiento apropiado e impedir que las molestias se vuelvan más intensas.