Llega la hora del desayuno: ¿Por qué es tan importante?

Nuestros niños duermen alrededor de ocho horas durante la noche, luego de un largo día repleto de actividades. Pasan todo ese tiempo en ayunas y el desayuno no solo es la primer comida que ingieren si no que también es la que le permitirá afrontar el día repletos de energía.
Según los nutricionistas, el aporte energético del desayuno debería cubrir ente el 30 y el 35 % de las necesidades nutritivas del niño en edad escolar.

Por este motivo, lo ideal sería que esta comida este compuesta por:

Leche
Cereales
Fruta
Hidratos de carbono
Alguna proteína como por ejemplo una pieza de fiambre.

El hecho de que los niños no tengan un buen desayuno, puede provocar que encuentren a la mitad de la mañana, el aporte de energía necesario, en productos llenos de azúcar y ácidos grasos. Estos alimentos, están directamente relacionados con el crecimiento de los índices de sobrepeso y de obesidad durante la infancia, por su alto contenido calórico.
En ocasiones se subestima la importancia de un buen desayuno en la infancia. El faltante de esta comida, provoca cansancio tanto en los niños, como en los adultos, además de que trae como consecuencia la dificultad para concentrarse y falta de memoria.

Si bien muchas veces por falta de tiempo se dificulta la tarea de reunir a la familia en la mesa cada mañana, el acto de desayunar, es un buen hábito que sería ideal adquirir desde pequeños, ya que sin desayuno se produce un desequilibrio nutricional y se encienden las alertas sobre los posibles inicios de la obesidad infantil. En cambio, si desde la más temprana edad, los niños se acostumbran a desayunar bien, su organismo se habituará a esta costumbre, y le exigirá un buen desayuno todos los días, y ellos se sentirán satisfechos