SALGAMOS A CAMINAR

Caminar resulta muy saludable y se puede definir como la actividad ideal para todo tipo de personas. Son movimientos naturales para el cuerpo.
Además, en comparación con otros deportes, no producen tanto daño articular.
Entre sus beneficios encontramos que:

  • Acelera la pérdida de peso y activa tu masa muscular.
  • Beneficia a las personas con problemas de insomnio, depresión y estrés.
  • Mejora la condición de tu corazón previniendo dolencias cardíacas.
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Disminuye los niveles del colesterol malo y aumenta los del colesterol bueno.

Para conseguir buenos resultados hay que realizar este ejercicio en una forma adecuada, y tener en cuenta por ejemplo:

Comenzar poco a poco
Hay que tener la fuerza de voluntad de empezar, por eso te aconsejamos salir a la calle y andar unos cuantos minutos a diario. Se puede comenzar con 20 o 30 minutos, y luego ir ampliando hasta alcanzar la hora.

Hacerlo parte de tu rutina
El ejercicio físico nunca debe considerarse como una obligación, sino como una actividad más dentro de nuestra rutina diaria para que el organismo vaya asimilando los esfuerzos realizados y de esa forma se refuercen las distintas partes del cuerpo.

Realizar una entrada en calor
Antes de comenzar a caminar es recomendable realizar unos ejercicios de calentamiento para que los músculos afronten el esfuerzo en las mejores condiciones posibles. Luego, al finalizar la actividad, hacer estiramiento para que la musculatura se recupere y no lastimarnos.

Andar a un ritmo adecuado
Para sacarle el mayor provecho posible a la actividad comenzaremos andando con naturalidad y de forma progresiva aumentaremos el ritmo hasta alcanzar una velocidad alta, que casi nos lleve a correr.